beneficios de tomar colageno de forma biodisponible

Beneficios de tomar colágeno de forma biodisponible

El consumo de colágeno se ha convertido ya en un habitual en muchos hogares. El fin último que se persigue con ello es aportar la cantidad de colágeno necesaria a nuestro organismo para que funcione correctamente, pero ¿todos los tipos de colágeno que podemos consumir son igual de eficaces? ¿Cómo absorbe el cuerpo este colágeno “extra”?

De esto y mucho más es de lo que vamos hablar en este artículo, pero queremos como siempre empezar por el principio así que vamos a intentar explicaros qué es el colágeno y la importancia que tiene para nuestro cuerpo.

Qué es el colágeno

El colágeno es la proteína más abundante en nuestro organismo y la que se encarga de unir los tejidos conectivos (músculos, tendones, huesos, cartílagos, piel…). A partir de los 20-25 años nuestro cuerpo deja de producirla de forma progresiva por lo que desencadena en una pérdida de firmeza y elasticidad de la piel.

Para qué sirve el colágeno

El colágeno se ha considerado como un elemento de sostén en nuestro cuerpo. Es el encargado de formar los fibroblastos y el responsable de aportar firmeza y elasticidad a nuestro cuerpo.

Cuando comenzamos a perderlo es cuando deberíamos colágeno de otra forma para ser capaces de contrarrestar su déficit.

Se ha observado que a los 40 años el cuerpo ya produce solo la mitad de colágeno que en la adolescencia. Y, por eso, para prevenirlo, muchos recurren a la suplementación con colágeno hidrolizado, colágeno marino o péptidos de colágeno, pero en muchas ocasiones este tipo de suplementos no es 100% absorbido por nuestro cuerpo dado que puede que no sea tan biodisponible como nos esperamos.

Antes que recurrir a suplementación es interesante realizar una alimentación rica en colágeno.

alimentos con colageno

Alimentos con colágeno

El colágeno está presente en los animales, por lo tanto, ingerir proteínas animales (ya sean carne o pescado) va a ser beneficios para nuestro cuerpo. Pero no todas las partes del cuerpo de un animal contienen la misma cantidad de colágeno es por ello que debemos recurrir a esas partes más ricas en esta proteína como pueden ser rabo de toro, cortezas de cerdo, jarrete de ternera, alitas de pollo o de pavo, gelatina de cerdo o de ternera, vísceras (hígado, corazón, riñones, mollejas, etc.) o piel y espinas de pescados.

Sin embargo, la mayor fuente de colágeno dentro de la alimentación la posee el caldo de huesos, dado que contiene una cantidad enorme de colágeno y también de minerales como calcio, magnesio, fósforo o silicio.

El caldo de huesos contiene colágeno de tipo I, II, III, V y X y el mayor beneficio es que es biodisponible por lo que el cuerpo lo va a asimilar a la perfección.

Es importante que la proteína de la que vamos a extraer el colágeno sea ecológica o procedente de animales que pastan en libertad para evitar ingerir toxinas.

Aunque diferentes suplementos de colágeno hidrolizado sean estupendos para que nuestro cuerpo cree colágeno, el caldo de huesos tiene el añadido de que contiene glucosamina y condroitina que son antiinflamatorios y mejoran episodios de artritis o dolores musculares.

Otro beneficio de tomar caldo de huesos es que es un alimento que contiene más de un nutriente por lo tanto no solo aporta colágeno y aminoácidos sino también minerales y antioxidantes.

¿Cuál es la cantidad de colágeno recomendada para tomar a diario?

La cantidad necesaria de colágeno para un correcto funcionamiento de nuestro organismo puede oscilar entre los 10 y 20 gramos diarios. Hay que ser constante y tomarlo a diario durante mínimo 6 meses para poder ver los resultados de una forma más amplia.

Una dieta rica en colágeno va a retrasar el daño oxidativo y el envejecimiento de nuestro organismo. Reduciremos la pérdida de elasticidad de la piel, los dolores articulares y musculares, la osteoporosis, el deterioro de la visión o las deficiencias circulatorias, entre otros.

Por último, queremos recordar que es importante hacer este aporte extra de colágeno en edades tempranas para ir previniendo poco a poco así que una buena edad para empezar a consumir colágeno es entre los 25 y 30 años y hacerlo de forma diaria y constante año a año.